1986 MÚSICA PARA LÍMITES. Galeria Wewerka. Malpartida Cáceres

MÚSICA PARA UN LUGAR DE LÍMITES.

1986

Performance.
Galería Wewerka. Malpartida Cáceres

¿Dónde se encuentran los límites de una Acción, de un diálogo, de un lugar, de la cotidianidad, de la identidad, del comportamiento, de la medida, del azar, de la Memoria?.
Estas preguntas se formulaban a través de los elementos que integraban la Instalación LÍMITES que se concluía con la Performance MÚSICA PARA UN LUGAR (Galería Wewerka, Malpartida de Cáceres, 1986). En ella «límites» y «transgresión» se entrelazaban, entre recorridos a través de las calles del pueblo de Malpartida de Cáceres notariados en veinte metros ilegibles de papel translúcido, en ropas viejas encaladas de la gente del lugar, escobas de negral, comidas diarias de cristales y ambigüedad, escaleras de espejos que conducían a puertas cerradas, vasos de fuego sobre lanas de ovejas, sombras de sal…